Acerca de

La sinceridad y la honestidad son buenas,
pero mejor aun son la modestia y la humildad.
Jetsun Milarepa
El Centro Milarepa comienza su andadura el 11 de Septiembre de 1995, siendo oficialmente bendecido  el 26 de Enero de 1996 por el V.Lama Drubyu Tempa y V. Lama Sonam y las nuevas instalaciones, ya propias, por el MV. Akong Rinpoché y el MV Ajan  Dhiravamsa. Fundado y dirigido por Alejandro Torrealba (A. Dharmamitra) y Luz Marina Álvarez, el Centro Milarepa es ante todo un lugar de encuentro con varias áreas de intervención:
  1. Práctica y estudio del Yoga como vía de desarrollo integral.
  2. Escuela de Formación de Profesores de Yoga, con titulación reconocida oficialmente por el Gobierno de Canarias a través de la Escuela de Servicios Sanitarios y Sociales de Canarias, adscrita a la Consejería de Sanidad y Servicios Sociales.
  3. Sede del Centro de Estudios Budistas Arya Marga Sangha,  inscrito en el Registro de Entidades Religiosas del Ministerio de Justicia, con nº 1228-G.
  4. Sede en Canarias de la Fundación ROKPA en Canarias, para todo lo relacionado con Proyectos de Desarrollo en Tíbet.
  5. Sede de la Plataforma para el diálogo Interconfesional “Encuentro de Caminantes”, en el compromiso de aunar el desarrollo espiritual con el trabajo por la Paz, la Justicia, la Igualdad  y los Derechos Humanos.
  6. Departamento de Psicología y Sexología con gabinetes de Intervención terapéutica específica.

El Centro Milarepa  declara su   inspiración en el Buddha Dharma. No creemos en “monopolios de la Verdad” y sentimos la íntima vinculación entre el desarrollo personal y el compromiso social,  en el convencimiento de que se hace necesario aunar ambos aspectos y trabajar por una Cultura de Paz, Justicia, y promoción de los Derechos Humanos desde opciones no violentas, siguiendo los Principios del Camino del Bodhisattva que nos inspiran. Pretendemos ahondar en la práctica de las diferentes disciplinas yóguicas y la meditación, como vías de desarrollo personal  abiertas a personas de cualquier creencia y confesión. Es por ello que presentamos nuestra dinámica de forma ajena a cualquier planteamiento doctrinal, centrándonos esencialmente en los aspectos prácticos y el desarrollo de los valores inherentes al Yoga, haciéndose realidad así la máxima de Milarepa que nos inspira: “Si eres un ser humano, piensa,siente, habla y actua como tal. Dignifica tu condición”.

Consideramos que la práctica del Yoga repercute favorablemente en una vida lúcida, sana, consciente y creativa en lo personal, generándose con ello un espíritu abierto, tolerante, compasivo y lleno de amor y sabiduría. Esta apertura interna facilita por tanto un mayor compromiso en lo social desde el respeto a las diferentes formas de ser, sentir, pensar y vivir, y a la consideración de la defensa y promoción de los Derechos Humanos como inherentes a todo Sendero de desarrollo espiritual genuino.